Carmen Conde - Cronología


Guerra Civil y primera posguerra 1936-1944

1936-1937

En enero de 1936, Carmen Conde solicita a la Junta para Ampliación de Estudios una pensión para viajar a Francia y Bélgica con el fin de estudiar Instituciones de Cultura popular. En febrero del mismo año, conoce a Amanda Junquera, esposa del Catedrático de Historia Española Cayetano Alcázar, que impartía clases en la Universidad de Murcia y que había colaborado con la Universidad Popular. El 21 de este mes, en el Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, aparece publicada la declaración de Júbilos como libro de lectura en las Escuelas Nacionales.
 

En abril, debido a la convocatoria de los exámenes para acceder a los cursillos de selección profesional para ingreso en el Magisterio Nacional Primario, ha de renunciar al proyecto de acudir a la invitación de Gabriela Mistral (entonces Cónsul de Chile en Lisboa), antes de viajar a Francia y Bélgica, tras haber obtenido la pensión solicitada, que sería anulada al estallar la Guerra Civil en julio; este mismo mes se celebran los ejercicios de los mencionados cursillos, que se truncan igualmente -no será hasta 1978 cuando se le reconozca su participación y aprobado-. En septiembre, Oliver se une al ejército republicano al frente de la Emisora Radio Frente Popular número 2. Ella se desplaza con él a Guadix pero pronto regresa a Cartagena. Tras comprobar la destrucción causada por los bombardeos, se marcha con su madre a Murcia en noviembre de 1936. De nuevo se reúne con su marido cuando lo trasladan a Jaén, y también cuando lo destinan a Úbeda y Baeza; mientras, ya en marzo de 1937 toma posesión como maestra interina de la Escuela Nacional de niñas nº 3 de Murcia; asimismo imparte clases a adultas analfabetas en la Casa de la Mujer de la Agrupación de Mujeres Antifascistas. Ese mismo año, Publicaciones Mujeres Libres («C. O. Avant» ) edita su obra La composición literaria infantil.

1938-1939

En octubre, Carmen y Amanda superan el examen de ingreso en la Universidad de Valencia (la única que permanecía abierta y a la que habían destinado a Cayetano Alcázar), donde cursan estudios de Filosofía y Letras. Pero aún regresa al Frente Sur en 1938, cuando destinan a Alcázar a un Departamento de Información en Baza, donde ahora se encontraba Oliver; allí convivieron los dos matrimonios durante un breve período de tiempo. Incluso en 1938, ambas aprueban oposiciones para Auxiliares de Bibliotecas, aunque no llegan a ejercer. Residen en Valencia hasta 1939.
 

La Guerra Civil marca profundamente a Carmen Conde, llevándole a escribir varias obras en prosa poética que no se publican hasta mucho después: Sostenido ensueño (1938) -permanece inédita hasta que se incluye en Obra poética (1929-1966)-, Mientras los hombres mueren y A los niños muertos por la guerra (1938-1939), que agrupadas bajo el primer título se editarían en Italia en 1953.

1940-1941

A diferencia de otros intelectuales afines al bando republicano, cuando acaba la Guerra deciden no marchar al exilio; Oliver vive recluido inicialmente en Murcia en casa de su hermana; Carmen se instala en el domicilio de la familia Junquera, en la madrileña Calle de Alcalá. Allí, durante el año que permanece escondida, escribe el largo poema en prosa El Arcángel, inédito hasta que se incluye en la citada Obra poética.


En la primavera de 1940, Carmen y Amanda salen de Madrid para residir en San Lorenzo de El Escorial, estancia que resulta sumamente beneficiosa para ella. Allí, donde encontró la serenidad y la madurez, alumbró una ingente obra: su poema en prosa Mío, recogido después en Obra poética, los ensayos que más tarde serían Mi libro de El Escorial, parte de lo que luego constituiría los poemarios Pasión del Verbo y Ansia de la Gracia, o la novela que finalmente se tituló En manos del silencio.


En otoño de 1941, regresan a Madrid para instalarse en el piso superior del inmueble número 5 de la Calle Velingtonia, propiedad de Vicente Aleixandre, que reside en la planta baja, aunque periódicamente volverían, durante los años 40 y 50, al tan grato refugio de El Escorial.

1941-1944

Se juzga a Carmen Conde por haberse decantado como partidaria de la República. En 1940 se instruye procedimiento sumarísimo ordinario contra la escritora, que finaliza cuando en enero de 1944 se le notifica el fallo de sobreseimiento provisional -incluso cinco años después, en julio de 1949, se presenta una nueva denuncia, anónima, contra la encausada-. A pesar de ello, desarrolla una intensa actividad literaria aunque, consecuentemente, en esta época ha de utilizar distintos seudónimos: firma como Magdalena Noguera, Florentina del Mar, Asunción Parreño y otros; así ocurre sobre todo en los libros publicados por la Editorial Alhambra, para la que trabajó hasta 1946 como asesora literaria y lectora (como tal, dispuso la edición de La destrucción o el amor, de Aleixandre).

Con el seudónimo Magdalena Noguera publicó en Alhambra obras de tono religioso, como La encendida palabra (San Antonio de Padua) o El Santuario del Pilar, de 1943, y Florentina del Mar firma cuentos como Doña Centenito, gata salvaje (1943), los ensayos La amistad en la Literatura española o La poesía ante la eternidad, prosa: Vidas contra su espejo: novela o Soplo que va y no vuelve: (relatos), éstas de 1944, etc. Con el mismo heterónimo dirige la sección «Nana, nanita, nana» de La Estafeta literaria durante este año y principios del siguiente. Igualmente, con la autoría de Florentina del Mar ven la luz en Hesperia los cuentos históricos Don Juan de Austria (1942) y Don Álvaro de Luna (1943), o Aladino: teatro para niños (1944), estrenado en el Teatro Español de Madrid en noviembre del año anterior. No obstante, en el cuarenta y cuatro publica con su auténtico nombre Pasión del Verbo, su primer libro de versos, en una edición no venal.


En la década de los cuarenta, además trabaja como minutera en los Estudios Cinematográficos Roptence (1942 y 1943) y realizando traducciones del francés y el italiano.

Etapa de plenitud 1945-1978 >>