Carmen Conde - Cronología


Carmen Conde, Académica 1978-1996

1978

En 1978, año en el que cumpliría los 71 de edad, Carmen Conde es elegida Académica de Número de la Real Academia Española, convirtiéndose en la primera mujer que logra este honor. A raíz de este hecho, se suceden los homenajes y reconocimientos institucionales: se le distingue como Hija Predilecta de la provincia de Murcia e Hija Predilecta de la ciudad de Cartagena, así como Hija Adoptiva de La Unión. Viaja a Ottawa (Canadá) invitada para impartir conferencias.


Es el año en el que ven la luz sus obras Al encuentro de Santa Teresa, el poemario El tiempo es un río lentísimo de fuego, o el libro para niños Cuentos del Romancero.

1979

El 28 de enero de 1979, pronuncia su discurso de ingreso en la Academia, titulado Poesía ante el tiempo y la inmortalidad, que fue contestado por Guillermo Díaz-Plaja. Ocuparía el sillón K, que había dejado vacante Miguel Mihura.


El mismo año es nombrada Académica Correspondiente de la Academia de Artes y Ciencias de Puerto Rico. También en 1979 se le otorga el Premio Benito Pérez Galdós de Periodismo, el nombramiento de Honorary Citizen of the Great State of Nebraska, y el Premio Adelaide Ristori del Centro Culturale Italiano.


Aquel año publica las novelas En manos del silencio y Creció espesa la yerba, así como una serie de libros para niños editados por Escuela Española, entre otros: Belén: (auto de Navidad), Una niña oye una voz o Un conejo soñador rompe con la tradición.
Se suceden años de trabajo intenso, añadiéndose a las tareas en la Real Academia Española y a su incesante producción literaria, los continuos viajes, tanto por España como por el extranjero.

1980-1985

Aunque comienza a padecer los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, no deja de conceder entrevistas, participar en programas de radio y televisión, colaborar en prensa y revistas, etcétera.


En esta etapa de su vida, realiza frecuentes viajes a América, ofreciendo conferencias y lecturas poéticas y recibiendo importantes distinciones: así, en 1979 el Título de Miembro Honorario de la Society of Spanish and Spanish-American Studies, Socio Honorario de la Sociedad Nacional Hispánica; en 1980, le entregan las llaves de la ciudad de Miami, ...


Es en este año cuando obtiene el puesto de Asesora del Ministro de Cultura y consigue el Premio Ateneo de Sevilla por su novela Soy la madre. Durante toda esta década, continúa con su importante labor creadora: La noche oscura del cuerpo (1980), Desde nunca (1982); la editorial Torremozas saca a la luz en 1983 un poemario fruto del dolor por la pérdida de su hija, que había permanecido inédito durante cincuenta años, Derramen su sangre las sombras. El año siguiente, se publica Del obligado dolor, y en 1985 los títulos Cráter y Hermosos días en China.

1985-1996

Viaja también a Buenos Aires y a Montevideo como Académica impartiendo conferencias, en 1985. El mismo año, también lo haría en Italia. En 1986, en El Cairo y Alejandría, mientras bajo el sello editorial de Plaza & Janés aparecen, en tres volúmenes, sus memorias tituladas Por el camino, viendo sus orillas.


Incluso en 1987, Torremozas edita su Memoria puesta en olvido (antología personal) y recibe el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, por Canciones de nana y desvelo, que se había publicado dos años antes.


Desde 1992, estuvo viviendo en una residencia geriátrica de Majadahonda; en septiembre de ese año, redacta su testamento donando al Ayuntamiento de Cartagena, su ciudad natal, un importante legado cultural. El 8 de enero de 1996, fallece Carmen Conde.